La gastronomía francesa


La importancia de conocer la cultura

En Lingua-Online no dejamos de insistir en la importancia de conocer la cultura del país cuya lengua es objeto de estudio para dominar la lengua. Hoy vamos a centrarnos en un tema clave para el estudio del francés: la gastronomía francesa.

Una gastronomía rica y variada

Y es que la gastronomía de Francia está considerada como una de las más importantes del mundo. Ésta está caracterizada por su variedad, fruto de la diversidad regional francesa, tanto cultural como de materias primas, pero también por su refinamiento. Su influencia se ve reflejada en todas las cocinas del mundo occidental. De hecho, varios chefs franceses tienen una gran reputación internacional, como es el caso de Taillevent, Carême, Escoffier, o Bocuse. Además, la gastronomía francesa se incluye, junto con la gastronomía de México, en la lista del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, desde 2010.

En el extranjero asociamos normalmente la gastronomía francesa con la alta cocina servida en los restaurantes chic y con precios nada asequibles. Sin embargo, hay que tener en cuenta que los franceses no comen o no preparan esta cocina en su vida diaria. Generalmente, los más adultos tienden a consumir platos típicos de su región, mientras que los más jóvenes son más propensos a comer especialidades de otras regiones o incluso comida extranjera y comida rápida.

 

Los platos más tradicionales de Francia suelen incluir queso entre sus ingredientes. La carne de pato o ganso y las cremas o purés suelen estar también muy presentes en las mesas de la mayoría de casas y restaurantes de Francia. Entre los platos principales, podemos citar el aligot, la quenelle, el cassoulet, la fondue de queso, el ratatouille, el coq au vin, el magret de canard, la merluza al beurre blanc, la quiche lorraine, la vichyssoise, el confit de pato, la bullabesa, la tartiflette, la raclette, el boeuf bourguignon, o la blanquette de ternera.

En cuanto a los postres, sin lugar a dudas, el primer postre que se nos viene a la mayoría cuando hablamos de los postres típicos de Francia son las famosas crêpes, que a día de hoy se han popularizado a lo largo de todo el mundo. No obstante, la gastronomía francesa cuenta con un gran número de postres igualmente exquisitos, como los macarons, el far bretón, la tarte tatin, los canelés, el clafoutis, o el pain d’épices.

Pero no todo son platos refinados. Hay otros productos, más cercanos al consumidor de a pie que la llamada haute cuisine, que están universalmente identificados con la gastronomía gala. Aquí podemos hablar de la baguette, del paté o de los vinos y quesos franceses, que con su amplia variedad y elevada calidad son el mayor exponente de la gastronomía francesa. De hecho, Francia es conocida como el «país de los mil quesos», siendo uno de los más destacados productores mundiales de este lácteo. No en vano los franceses se jactan de disponer para elegir un queso distinto para cada uno de los 365 días del año.

Asimismo, determinadas materias primas están asociadas irremediablemente con la cocina francesa, al ser elementos clave en la elaboración de muchísimas recetas. Un ejemplo sería la crème fraiche (nata líquida), el bouquet garni (manojo de hierbas aromáticas), las hierbas de Provenza o la mantequilla.

Desde aquí te invitamos a conocer más profundamente la cocina francesa, a salir del típico croissant y la crêpe y lanzarte a probar algún plato tradicional, como la tartiflette o la blanquette de ternera. Te aseguramos que no te arrepentirás.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

WordPress spam blocked by CleanTalk.