La UNESCO declara los 24 términos solares chinos Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad


Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad

El 30 de noviembre de 2016, la UNESCO aprobó oficialmente la solicitud china de incluir los 24 términos solares en su lista del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Estos términos solares son los 24 segmentos temporales en los que se divide el calendario chino, los cuales fueron obtenidos hace miles de años a partir de la observación de los movimientos que produce el sol en su trayectoria elíptica. Es decir, que cuando el sol viaja 15º en dicha trayectoria, se recorre un término solar, y en dicho recorrido, que dura aproximadamente medio mes, se producen cambios en el clima como consecuencia de los cambios estacionales, por lo que su conocimiento ha jugado un papel esencial en el desarrollo agrícola y en la cultura china durante siglos. 

Aspectos culturales

Cada uno de estos términos, cada uno con nombre diferente,  tiene definidas unas condiciones climáticas muy específicas que son relacionadas con el estado de crecimiento de los cultivos. Por otro lado, la llegada de muchos os de estos términos solares se celebra con diferentes rituales, como ocurre con la llegada del solsticio de invierno (entre el 21 y el 23 de diciembre) en el que se prepara una comida tradicional y se intercambian regalos, dando culto al cielo, a la tierra, al cielo y a los antepasados. En el norte, esta comida está constituida por  jiǎo zi (una especie de raviolis) y en el sur por tāng yuán (sopa de arroz glutinoso).

Otra celebración muy destacada en la cultura China es el día de la limpieza de tumbas que se celebra el día 4-5 de abril, y constituye el inicio del periodo solar conocido con el nombre Qingming (清明). Por desgracia, la celebración de este y otros rituales están cayendo en desuso con el tiempo.

Origen de los términos solares

Con respecto al origen de los términos solares, éstos se crearon inicialmente a lo largo de la cuenca del Río Amarillo y posteriormente se popularizaron en otras regiones de China. Sin embargo,sus nombres no aparecieron por escrito hasta la dinastía de Shang, completándose por completo en la dinastía de Han del Oeste.

Como hemos dicho, a cada uno de estos periodos temporales se le atribuyen unas características y costumbres determinadas que han sido esenciales en el desarrollo de la agricultura y la cultura china. De esta forma, la inclusión de los términos en la lista representativa del patrimonio cultural de la UNESCO constituye un éxito sin precedentes ya que supone un reconocimiento internacional a una parte esencial de la cultura tradicional China.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

WordPress spam blocked by CleanTalk.