14 de julio, la Fiesta Nacional de Francia


Un día de fiesta

El 14 de julio es la Fiesta Nacional en Francia o lo que en el extranjero (que no en Francia) se conoce como el Día de la Bastilla. Para los franceses a este día se le llama simplemente “le 14 juillet” y se desean un Joyeux 14 juillet! o una Bonne Fête Nationale!.

En este día se realiza un bal du 14 juillet (fiestas populares donde se baila), se lanzan fuegos artificiales y las banderas francesas salen a las calles, algo que no suele ser tan usual como en EEUU. Hay un desfile militar en Paris, en los Campos Elíseos, y también en otras ciudades grandes, aunque en Lyon este desfile militar se celebra tradicionalmente el 13 de julio. A menudo, los bals tienen lugar el 13 de julio, ya que el 14 es festivo y permite madrugar para ir a trabajar el 15 de julio, si no cayera en fin de semana. Se celebran bals en casi todas las ciudades francesas y el más popular es el de los bomberos. Esta fiesta de los bomberos tiene un origen incierto, aunque hay varias teorías. Una de ellas dice que todo comenzó el 14 de julio de 1937 en Montmartre, cuando después del desfile militar en París el Sargento Cournet decidió abrir las puertas del parque de bomberos al público que les había seguido, formándose una fiesta improvisada. Otras versiones apuntan que esta tradición sería todavía más antigua y tiene su origen en la costumbre los bomberos de invitar a las damas a la puerta del parque de bomberos.

Un poco de historia

El origen del 14 de julio, fiesta nacional desde 1880, no es tan sencillo como parece. Esta fecha conmemora en la memoria colectiva la toma de la Bastilla de 1789 que desencadenó la Revolución Francesa, pero históricamente lo que se celebra es un acontecimiento menos conocido: la fiesta de la Federación de 1790. 

El 14 de julio de 1789: la toma de la Bastilla.

La fiesta nacional conmemora en primer lugar el 14 de julio de 1789, primera jornada revolucionaria con gran carga simbólica. Este día fue el día en que los parisinos en cólera fueron a buscar armas a los Inválidos y se dirigieron a la vieja fortaleza real de la Bastilla en busca de pólvora. Después de una batalla sangrienta, los parisinos la toman y comienzan su demolición. Al final, solamente liberan a algunos prisioneros y malhechores sin importancia, pero esta vieja prisión medieval encarna la arbitrariedad del Antiguo Régimen. Eliminándola, los parisinos hacen caer un símbolo del absolutismo. Y este día, que marca el comienzo de la Revolución, permanecerá en su memoria como un día de libertad. 

El 14 de julio de 1790: la fiesta de la Federación.

Desde el verano de 1789, se crearon por todas las provincias francesas “federaciones” regionales de guardias nacionales. Una reacción a la debilidad del poder central. Con el fin de controlar este movimiento espontáneo, la Comuna de París, bajo el impulso de Lafayette, decide fundar una gran Federación nacional agrupando a los representantes de todas estas federaciones y reunirlas en París el 14 de julio en una ceremonia que en teoría debía celebrar la toma de la Bastilla, pero que también se pensó para dar una imagen de orden y unidad en un país en crisis. Este día se realiza un desfile donde los soldados federados portan la bandera de su departamento desde la Bastilla hasta el Champ-de-Mars. Tras esto, el rey Luis XVI jura la Constitución decidida por la Asamblea Nacional. De este modo, la aspiración a la unión nacional triunfa y la ceremonia se transforma en gran fiesta popular. Pero esto durará poco y dos años después el rey será detenido y condenado a muerte.

1880: el 14 de julio se convierte en fiesta nacional.

Durante casi un siglo, la conmemoración del 14 de julio se abandona y vuelve a aparecer en 1880 con la 3ª República. El régimen, para consolidarse, busca construir un nuevo imaginario nacional a través de los símbolos republicanos. Así, la Marsellesa se convierte en himno oficial y el 14 de julio fiesta nacional (el día de la toma de la Bastilla). Pero ciertos diputados de la Asamblea discuten esta fecha por la violencia de este día y finalmente se decide que sea el 14 de julio de 1790 el día de la fiesta nacional.

Desde el 14 de julio de 1880,  el desfile militar se convierte en una institución. El 14 de julio de 1919 los mariscales Foch, Joffre y Pétain desfilan a caballo por los Campos Elíseos, pasando incluso bajo el Arco del Triunfo, para celebrar la victoria de la Primera Guerra Mundial. Desde ese momento, el tradicional desfile del 14 de julio desfila  por la avenida más célebre de París.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

WordPress spam blocked by CleanTalk.